Breve Reseña sobre nuestros artistas por Sabrina Streiff

Surgen estas notas en la idea que, al visitante de la página pueda interesarle el individuo detrás del artista; el trabajo detrás del desempeño escénico.

Gracias a la cotidianeidad laboral con el Cuerpo de Baile puedo contarles algo sobre algunas personas que integran nuestro elenco. Elijo hablarles sobre:


Andrés Risso

Conocí a Andrés Risso a los 13 años. Entró ese día a la sala “Sivieri”del Teatro Colón, como una ráfaga de aire fresco, con su rostro claro irradiando alegría , su paso apurado de zapatos de plataforma y pantalón Oxford a rayas. La clase con Virginia Carlovich ese día no fue la misma.
Andrés tiene el don de trasmitir muchas cosas con su música, y como Maestro Acompañante de ballet, es trasmisor de energía y emociones, algo imprescindible para nosotros los bailarines. No conozco ningún bailarín que no se alegre de verlo al piano cuando empieza la clase. Esto es innato en él, no parece proponérselo, es que simplemente lo logra con su ánimo espiritual y su clara comprensión de lo que ocurre en la clase. De él se desprende casi mágicamente la música que atraviesa el espacio y llega directo al alma y al músculo. Él recibe complacido el retorno del gesto musical, el esfuerzo, el giro, la entrega.
Parece que no le costara, nunca se cansa. Yo lo he visto, en su casa, como en cualquier lado, abrir el piano y disfrutarlo sin detenerse, solo haciendo algún chiste o comentario siempre lleno de risas.
No soy especialista, pero me animo a decir que como compositor es muy expresivo, sensible y transparente; proyecta sus convicciones en su obra claramente. También como intérprete es absolutamente emotivo, el mensaje de la partitura, el sentimiento y ambiente que recrea, aparecen sin dificultad cuando las teclas bailan bajo sus dedos. Trasciende las notas.
Comprometido, trabajador incansable, es propulsor de infinidad de actividades musicales; dirige coros, organiza conciertos y espectáculos de ballet , colabora con escuelas y entidades armando obras a beneficio , estimulando donde va la actividad artística en todas sus expresiones y ad honorem.
Por esta energía suya de colaboración es que un día comenzó su actividad como Maestro Acompañante de ballet. Les cuento la anécdota:
Andrés tenia un amigo que quería bailar y no se animaba a estudiar solo ; entonces él lo acompañó. Su amigo faltó la primera clase (en lo de Olga Kirowa , con Clotilde Freire)pero él que lo iba a alentar no , y la hizo .Así el otro faltó una y otra vez , en cambio él siguió estudiando .Un día ante la falta de la pianista ( Adelina), le pidieron que acompañara la clase, y así por casualidad comenzó su camino como acompañante de ballet.
Trabajaba por aquel entonces, 1970, como peón de cocina en una fábrica, 13 horas diarias. Además estudiaba piano con su maestra Meliné Papalyan. Aunque los primeros tres años no tuvo piano propio eso no le impidió avanzar rápidamente en este arte que tan bien domina, e ingresar en 1973 por concurso como Maestro al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón.
Pero como le pagaban su trabajote todo el año en diciembre y sin indexación, trabajaba en estudios de danza privados para vivir, y también como pianista en shows nocturnos cuatro veces por semana.
Todo esto no melló ni su creatividad, ni su energía características, que le permitieron seguir su camino, lleno de grandes logros, siempre creciendo y con el unánime reconocimiento de todos cuantos tienen el placer de trabajar junto a él.
Tengo el honor de conocerlo y haber trabajado con él, y quise acercárselo en este clip.

Sabrina Streiff

Genoveva Surur

Ella es una de las bailarinas que está a cargo de los roles protagónicos en los títulos de ballet. Es nuestra primera bailarina.
Quienes la conocemos podemos dar cuenta de su gentileza y amabilidad. Lejos de rozar el perfil de una “diva”, Genoveva es sencilla y atenta en el trato con todos los que la rodean. Su humildad se traslada también a su trabajo, donde con gran dedicación y sin ahorrar esfuerzos, se somete a exigencias y críticas buscando siempre superar el resultado, su propia marca.
En su tiempo libre gusta de ocuparse en actividades manuales que le permiten relajarse, de esta manera puede preparar una fiesta en su casa para todos sus compañeros, vale recalcar que nunca son menos de 60, el mismo día en que tiene función (de Aurora, Bella,Nikyia, Gisell , etc.), con un menú completo de comida casera .
En su camino dentro del Cuerpo de Baile del Teatro Argentino, hubo angustias e incertidumbres, pero a pesar de sus inmensas posibilidades, ella, jamás se interesó por abandonar la institución tentada por la fama o el dinero. De todos modos su danza estuvo siempre signada para lograr el lugar que ocupa.
Sé, que adora los personajes románticos, en los que se desempeña maravillosamente (Odile, Gisell, Julieta, etc.); pero no por eso se desluce en los de más carácter .Muy por el contrario quizás sea su sangre árabe la que la inspira, para brillar con destaque y personalidad en: Gamzatti, Paquita, Odile, Kitry , Carmen, etc.
La vanidad en la que es fácil caer después de llevarse los aplausos y ovaciones, no es el lugar que elige. Sigue creciendo con cada rol, por el compromiso con el personaje, por los matices personales que incorpora, que le permiten su transformación, su evolución , su madurez .Y así avanza en un camino donde su alma cobra protagonismo en su danza, por eso brilla, seduce, con un lenguaje técnico atrapante por estar conectado con el espíritu.
Por todo esto es querida y respetada por todos, es más el cuerpo de baile está orgulloso de tener a la cabeza a la Sra. Genoveva Surur.

Sabrina Streiff






Seguidores